Glosario prohibicionista


He comentado a menudo en mis artículos de opinión la importancia que tienen las palabras y los conceptos que utilizamos para definir un problema en el tratamiento que se le da. El prohibicionismo ha retorcido muchas ideas hasta volverlas irreconocibles, y sus campañas de propaganda han llenado de connotaciones trágicas todo aquello relacionado con el consumo de drogas, con la intención siempre de dejar patente tres puntos: a) La Droga es muy mala; b) La Droga debe prohibirse; c) Negar los apartados a) o b) es atentar contra la Salud Pública y no debe ser admisible.

Así pues, como pequeña venganza personal ante tanta estupidez y falta de honestidad intelectual, os ofrezco un pequeño divertimento sn más pretensión que la de arrancar alguna sonrisa y, si es posible, alguna reflexión: Un pequeño glosario de algunos términos relacionados con las drogas y con las políticas para gestionarlas, tal y como se interpretan desde el prohibicionismo ortodoxo, el que defendía el PP y mantiene el PSOE, el que la FAD se encarga de mantener mediante desvergonzadas campañas de propaganda, el que se impone a la razón y a la confianza en la capacidad del individuo de decidir por si mismo sus riesgos mediante educación y responsabilidad. Para todo vosotros, el Glosario Prohibicionista.



Adicción

Cuando la gente empieza a divertirse, ¡cuidado!. A la que disfrutan con el vino se vuelven alcohólicos. Si se lo pasan bien apostando, se tornan ludópatas. Si gozan con el sexo, se obsesionan y acaban no pensando en nada más. Les das un móvil con posibilidad de enviar mensajitos, y se vician como locos hasta que se les rompen los dedos. Y la Droga es lo peor. A la que prueban una y les gusta, ya todo está perdido: una carrera cuesta abajo hacia el infierno. Por eso no hay que dejar que la gente se divierta, y en lo posible debemos evitarles las tentaciones. O, como mucho, diversiones sanas, tradicionales, cosas que no implican riesgo alguno, como el deporte, o los Sanfermines, o la escalada, o hacerse astronauta.


Alcohol

Una de las falsedades que propugnan quienes defienden la legalización de las drogas es, precisamente, que el alcohol es una droga. ¡Que tontería! Está claro que a nadie le pasa nada por tomarse unas cervecitas, a unos vinos, o celebrando una velada entre amigos con cava. ¿A quien se le ocurre comparar una sustancia alimentaria como el vino o la cerveza, de tradición milenarias, con la Droga, esa plaga de nuestra sociedad? Es verdad que uno puede aficionarse demasiado a la bebida, pero es sólo cuestión de tener cabeza y hacer las cosas con responsabilidad. También es cierto que algunos se emborrachan y andan a golpes con la familia o se lanzan como locos con el coche, pero no es porque sea Droga, sino porque no saben beber. Y es que, bien usado, ¿qué hay de malo en el alcohol? Ahora, eso sí, lo que no puede ser es que los jóvenes se reúnan por su cuenta y riesgo a beber donde les parezca en vez de hacerlo en los locales. Eso si que no, porque del botellón descontrolado se pasa a la Droga y además se pierden los valores.


Amsterdam

No existe. Los coffeeshops tampoco. Son una burda invención de los antiprohibicionistas, que pretenden que allí, y en toda Holanda, hay más de un centenar de esos establecimientos donde se puede comprar y consumir libremente cualquier tipo de hachís o marihuana. Incluso se empeñan en que, siendo allí legal su venta, los índices de consumo son inferiores a la media europea, así como el del resto de drogas. ¿Cómo va a ser eso, si todo el mundo sabe que si la gente empieza a consumir marihuana luego se pasan todos a las drogas duras y acaban muriendo? Bien claro lo dejó el exresponsable antidrogas de Estados Unidos, el general McCaffrey, cuando en una visita a Holanda para intercambiar ideas respecto a la lucha contra las drogas, los periodistas le preguntaron si visitaría algún coffeeshop para ver su funcionamiento. Su repuesta fue rotunda: “No tengo ninguna necesidad de ver un montón de gente drogada”. Pues eso. Y además, Amsterdam no existe.



Cáñamo

Una revista de porreros y delincuentes. Un montón de conspiradores empeñados en que todos acabemos drogados, sobre todo los más indefensos: los niños y las ancianitas. Lastima que al bueno de Acebes se le fuera la mano con las mentiras del 11-M, porque si aun estuviera aquí como Ministro del Interior, ya la habría cerrado, como debe ser.


Cárcel

El primer recurso para luchar contra la Droga. Si llenamos las cárceles de traficantes, yonquis y mujeres explotadas por las mafias, todo irá mucho mejor. Y aun mejor iría si, como debe ser, metiéramos también en la cárcel a los consumidores y a los que escriben cosas que no nos gustan. Es verdad que en la cárcel hay algo de droga, y que el hecho de que sea tan difícil de hacerla desaparecer de un recinto controlado puede hacer pensar a alguno que es imposible erradicarla de la sociedad. ¡Tonterías! Acabemos primero con la Droga en el mundo mundial, que eso es fácil, y luego nos centraremos en las cárceles.


Corrupción

Si, es verdad que a veces con la excusa de defender a la sociedad de la Droga se cometen algunos excesos y se desvía algo de dinero por el camino, pero son males necesarios. Es cierto que el mercado negro facilita que se extienda la corrupción entre la policía, los jueces y los políticos, pero no hay par tanto. Es verdad que el Plan Nacional de Drogas dirigido por Gonzalo Robles, en tiempos del PP, hacía de su capa un sayo y administraba los bienes requisados a los narcotraficantes como Dios le daba a entender, con algunas perdidas de dinero por aquí y algunas joyas extraviadas por allá. Pero, ¿es este suficiente motivo para legalizar las drogas? Además, mejor que el dinero lo tenga un funcionario del estado que no un narcotraficante cutre, ¿no?



Debate

¿Que debate ni debate? ¿Debatir qué? ¿La legalización de las drogas? Ni hablar. Sólo falta que a la gente le calienten la cabeza y al final ya no sabrá a quien tiene que hacer caso. Contra las drogas, menos debate y más propaganda. Y meter miedo a la gente, que eso siempre va bien.


Dosis

Está palabra es muy útil. Nos sirve para mostrar que cualquier persona que usa una droga ilegal lo hace porque “necesita su dosis”. Además nos sirve para que las drogas incautadas parezcan más. Por ejemplo, en vez de decir, una planta de cannabis, diremos 20.000 dosis de marihuana. La relación entre el número de dosis y la realidad no debe inquietarnos demasiado, pues nadie se molestará en hacer las cuentas.


Droga

No hay que hacer distinciones entre las diferentes drogas, porque es lanzar mensajes confusos a la ciudadanía, que es tonta. Todas las drogas son malas, y no hay ninguna que tenga nada de bueno. Por eso es mejor hablar sólo de la Droga, en mayúsculas. Además, así da más miedo, que es de lo que se trata.


Drogas blandas

Son igual que las duras.


Drogas duras


Son igual que las blandas.


Enfermedad


Los enfermos no son sólo los que padecen infecciones por virus o bacterias, o aquellos con patologías físicas evidentes. La enfermedad es un concepto más amplio y sutil que nos sirve para catalogar y etiquetar conductas equivocadas, como la ludopatía, la afición desmedida por el sexo, o el consumo de drogas. Es más, dado que la causa de determinados comportamientos es la enfermedad, estamos en nuestro derecho como sociedad de obligarles a curarse aun contra su voluntad, pues la propia enfermedad les incapacita para decidir sobre si mismos.


Fundación de Ayuda contra la Drogadicción

Muy bien. Gracias a ellos la propaganda antidrogas se seguirá difundiendo gratuitamente en los medios de comunicación, con la bendición de la Reina Sofía para mostrar que contra la Droga sólo cabe una opinión: la nuestra. ¡Que bonitos anuncios! ¡Que formativos! Esas orugas metiéndosele a la gente por la nariz, esos jóvenes en pañales en la discoteca, esos eslóganes tan eficaces: “¿Drogas? Simplemente di no.” Y luego el Partido anual contra la Droga, tan útil… Ver a Cruyff, Luis del Olmo y Baltasar Garzón brindando con cava (que no es Droga) antes del inicio del partido es una imagen emocionante y motivadora. Muy bien, si señor.


Guerra contras las drogas

Aquí no nos damos cuenta porque hay demasiada libertad, y así nos van las cosas. Pero en Estados Unidos tienen claro como se lucha contra las drogas: a bombazo limpio. La invasión de Panamá; la guerra de Afganistan; el control militar de Colombia, Bolivia y Perú… Lugares todos ellos donde el ejercito norteamericano lucha por el Bien Común, la Salud Pública y los Diez Mandamientos. A ver si aprendemos y usamos al ejército para perseguir porreros.


Heroína (Suministro controlado de…)


¿Dar heroína a los heroinómanos? Donde se ha visto. No hay que hacer caso de las experiencias de diversas ciudades que pretenden mostrar que así se reducen los daños colaterales asociados al consumo ilegal de heroína. En el fondo no son más que estrategias pensadas por los antiprohibicionistas para, poco a poco, ir haciendo ver que el uso de drogas es normal y que todos acabemos yonquis. Nada de suministros de heroína controlados: la heroína es Droga, ¿está claro? La metadona también es Droga, pero no tanto, y deja de serlo si la receta un médico.


Legalización

Un absurdo. Una entelequia. Una conspiración de los más malos entre los malos para que todo el mundo ande drogado todo el día y la civilización se venga abajo. ¿Cómo puede haber gente que defienda algo así, con lo mala que es la Droga? Plantear legalizar la droga es tan absurdo como legalizar la violación o los desmembramientos rituales con sierras mecánicas. Una locura. Mejor no hablar de ello porque siempre hay tontos que se lo creen todo y empiezan a dudar de la verdad, con lo simple que es: La Droga es mala, por eso está prohibida, y así nadie la usara y todo será bonito y feliz.



Libertad


¿Libertad? Libertad, ¿para qué? Además, una cosa es la libertad, y otra muy distinta el libertinaje.


Marihuana


Una de las drogas más peligrosas y adictivas, por muchos motivos. Cuando uno empieza fumando marihuana más tarde o más temprano acabará consumiendo todo tipo de drogas ilegales: speed, LSD, ketamina, heroína, cocaína, inhalantes, sangría transgénica… Es una carrera imparable hacia la autodestrucción. Y luego está todo lo que hace el consumo por si mismo: visiones, temblores, ganas de asesinar a tus vecinos y amigos. Hay gente que dice que controla y que a ellos no les pasa, pero es mentira, porque la Droga es mala y no puede controlarse, ¿está claro? Además, como decía el Plan Nacional sobre Drogas, fumar cannabis potencia los efectos del tabaco.


Medios de comunicación


Deben convertirse en los altavoces de las campañas propagandísticas antidroga, y para ello se han firmado convenios entre el Plan Nacional de Drogas, la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción y los principales propietarios o gestores de medios de comunicación. La idea es que los mensajes antidroga estén presentes no sólo en las noticias sino en las series de ficción. Del mismo modo, los medios de comunicación deberán evitar plantear soluciones alternativas al prohibicionismo ortodoxo: nada de hablar de legalización y nada de cuestionar la maldad intrínseca de la Droga. En otros temas puede haber debate, pero en este, con lo claro que está, mejor no liarla que es malo para la Salud Pública.


Narcotraficantes


Los partidarios de la legalización defienden que los narcotraficantes existen porque hay prohibición, del mismo modo que Al Capone existió debido a la Ley Seca. Pero hay maneras muy fáciles de acabar con el narcotráfico, sólo hace falta aplicar la prohibición a rajatabla: a) Si nadie quisiera drogas, nadie las vendería; b) Si se controlaran las fronteras muy bien controladas, ninguna sustancia ilícita podría cruzarlas, por pequeña y escondida que estuviera; c) Si se metiera en la cárcel a todos los narcotraficantes, ya no quedarían narcotraficantes fuera. ¿A que es fácil?


Policía

A pocas cosas más útiles puede dedicarse la policía que a perseguir a aquellos que usan drogas, en particular la marihuana que es la puerta de entrada a todas las demás. Los defensores de la Droga dicen que sería mejor dedicar a la policía a perseguir terroristas, violadores, asesinos o maltratadores que a incautar hachís. ¡Que tontería! Si eliminamos el hachís eliminaremos con él el resto de males: el tráfico de hachís está vinculado con el terrorismo, así que el que se fuma un porro es cómplice; y si la gente no se drogara no habría tantas violaciones, tantos asesinatos y maltratos, y tantas burlas a la autoridad y a la Iglesia.


Prohibición


La solución a todos los males. Si una cosa es mala, se prohibe, y así desaparece como por hechizo. Es verdad que a veces no funciona del todo, como cuando la Ley Seca, o como en el caso de la Droga, que se sigue vendiendo, y consumiendo, y dando problemas. Pero eso no demuestra que la Prohibición no funcione, sino que hay que aplicarla con mucho más rigor: más cárcel, penas más duras, más multas. Y si sigue sin funcionar, insistir y seguir insistiendo. Así aprenderán.


Salud

Lo más importante de todo. Más que las libertades civiles, que la educación en responsabilidad y que la busqueda de placer, conocimiento o diversión. Sin salud ¿qué nos queda? Así pues, en nombre de la salud, y más si la ponemos en mayúsculas y la convertimos en Salud Pública, todo vale. Es verdad que podrán decir que a veces en nombre de la Salud Pública se cometen algunos excesos, o se propician situaciones poco saludables, como la expansión del SIDA entre consumidores de drogas ilegales, las sobredosis por falta de control de calidad de las sustancias o las adulteraciones como norma en el mercado negro. Pero, si ya saben que las drogas están prohibidas, luego que no se quejen.


Tabaco

Ahora que yo ya no fumo, habría que prohibirlo. Pero con ser muy malo, no es tan peligroso como la Droga.


Terapia

Sesiones psicológicas y de propaganda destinadas a que el paciente deje de comportarse como él quiere para pasar a comportarse como queremos nosotros. Es muy útil acompañar la terapia de amenazas. También va muy bien proponer terapias como alternativas al pago de multas o de penas de cárcel: la gente parece entonces mucho más dispuesta a cambiar y a hacer lo que nosotros les decimos.


Vicio

Muchas personas se comportan de modo incorrecto porque están enfermas, y a estas hemos de cuidarlas y curarlas, aun contra su voluntad. Pero otras personas actúan por vicio, que es mucho peor, y con éstos si que no hay que tener contemplaciones. Pasa lo mismo con las drogas que con la homosexualidad: algunos no pueden evitarlo, y ya nos ocuparemos de reformarles, pero otros… ¡hasta parece que disfrutan, los muy viciosos!


Voluntad

Las drogas te roban la voluntad. Así, aun cuando alguien dice que “voluntariamente” se fuma un porro, en realidad está mostrando una situación de esclavitud encubierta hacia el narcótico. Por eso para que los drogadictos recuperen su voluntad, hay que actuar contra su voluntad. Parece un poco lío, pero funciona muy bien como argumento para explicar que la gente que no hace lo que queremos está influida por algún elemento externo que le roba la voluntad, la razón y el sentido común.

6 Comentarios:

Blogger hola66 said...

Alguna sonrisa...? No tienes ni idea... claro que las drogas son malas, pero hay cosas que dices que están equivocadas, tu mismo estas equivocado. La proxima vez habla con un poco mas de conocimiento y sin ser tan radical, te lo dice una que no esta enganchada a las drogas y tiene mucha mas cabeza que tu (eso es facil).
Lo que hay que leer...jaja

11:46 a. m.  
Blogger hola66 said...

Otra cosa tengo que decir, he vuelto a leer tu comentario y por lo que veo te gusta el alcohol, porque es lo unico que defiendes, y esque dices que si es bien usado no tiene porque ser malo y tambien dices que no es una droga. Asi hablan los que fuman porros de la marihuana y el hachis, que si son bien usados y en pequeñas dosis no tiene nada de malo. Si se acepta una teoria se acepta la otra, puesto que esas tres sustancias (alcohol, marihuana y hachis) son drogas.
P.D.Si existe diferencia entre las drogas blandas y duras.

11:54 a. m.  
Anonymous Robert said...

Esto es verdad, sobre todo en Estados Unidos donde el gobierno conservador de Bush no es mas que un hipocrita y retrogadas politicos.

4:35 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

no hay que ser muy listo para ver que no es lo que piensa el blogger muy bueno algunas son muy graciosas vaya panda de ciegos

11:38 p. m.  
Anonymous Licha said...

Je je je, muy bueno tu glosario, de hecho pienso utilizarlo para romper el hielo en un evento sobre drogas en una carcel por aqui en Bolivia... gracias

8:26 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Buenisimo!

3:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home