En resumen (Trabajo de síntesis)


(Publicado en ocasion del número 100 de "Cáñamo", a modo de resumen)

En resumen: Que siempre ha habido drogas, que los hombres buscan lo que les alivie el dolor, lo que les libere del recuerdo, lo que les aporte diversión o consuelo. Que los hombres buscan el placer, y está bien repetirlo. Y que las drogas, como el sexo, como el juego, nos acercan al placer pero nos acercan también a riesgos inseparables de su realidad. Y que ese es nuestro negocio, el de cada hombre, ser libre para navegar entre sus deseos y sus desdichas, libre para experimentar su laberinto y buscar sus salidas, o sus rincones lindos donde establecerse. Y que suyos, nuestros, son los riesgos, y sólo nuestra la potestad de sopesarlos y de asumirlos o no.

En resumen: Que la libertad es importante. Que los riesgos existen, indisociables de cualquier actividad, y hemos de gestionarlos. Que buscar el placer es lícito y probable; que la abstinencia también es un narcótico. Que por buscar el bien hallamos algún mal, y que evitar el mal no nos conduce necesariamente a ningún bien.

En resumen: Que la prohibición es un experimento social que no funciona; que los peligros de las drogas se incrementan y potencian en situación de ilegalidad; que son peor los males que los remedios. Que ni las sobredosis, ni las adulteraciones, ni la criminalización de los usuarios, ni la delincuencia, son males conocidos antes de la prohibición. Que no se persiguen las drogas por ser peligrosas, sino que son peligrosas porque se persiguen.

En resumen: Que no existe la guerra contra las drogas, sino sólo contra las personas que las usan, o las cultivan, o las venden. Que tras la guerra contra la droga se esconden geoestrategias, que tras cada prioridad hay un motivo. Que la cocaína, y la heroína, son fuentes de dinero para quien está cerca, y el dinero es poder, y el poder es dinero, y todo está bien así. Que hay muchos intereses, que muchos viven de esto, mucho médico, y mucho policía, y mucho abogado, y mucho periodista, y mucho camello, y mucho vendedor de semillas, y el que vende las pipas y el que las talla, y Marruecos entero, y muchos más.

En resumen: Que somos adultos y que no queremos un poder paternal que tutele nuestros vicios y nuestras virtudes, y vele por apartarnos del peligro. Que está bien preocuparse de los niños, y de los peligros que les acechan, pero para que crezcan libres y responsables han de ver que a los adultos se les trata como a seres libres y responsables, y no como a perpetuos adolescentes tutelados.

En resumen: Que es la moral y no la medicina la razón última de la persecución. Que los doctores y los científicos, y los ratones que trabajan para ellos en sus experimentos, son sólo coartadas científicas para los otros sacerdotes, los que dictan la virtud y el vicio, la bondad y la maldad, la fe y el pecado. Que por eso es dificil avanzar, porque en el fondo hablamos de lo de siempre, de la voluntad de un grupo de imponer sus eleccioens morales al resto, y así ha sido en toda la historia de las drogas.

En resumen: Que es muy cansado repetir una y otra vez las mismas cosas, defender obviedades ocultas por prejuicios y por mitos. Que cansa enfrentarse a científicos presuntuosos, confiados en que sus tubos de ensayo les contaran conceptos éticos, y en que sus experimentos con ratones les confirmaran que hay que renuncar a la libertad.

Y, en resumen, que hay mucho que decir, porque cada cosa repetida se expande, muestra toda su fractalidad, y desvela sus dimensiones. Y porque nadie escucha, o casi nadie. Y que cien números después, en el doscientos, nos seguirán contando lo malo que es todo y profetizando que la civilización se va al garete si no lo impide el Plan Nacional sobre Drogas y sus amiguetes de la FAD.

En resumen, todo esto.

2 Comentarios:

Anonymous Anónimo said...

ke los viejos se acen feos cuando consumen drogas jjjjjjjjjjjjaaaa

10:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

la que es crivio eso es una idiota

7:00 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home